Dificulta alto grado de turbidez de agua del Sistema de abasto a Bayamo entrega a la población

Comparte

El sistema de abasto a la capital granmense conformado por los embalses Guisa y Corojo presenta un alto grado de turbidez en sus aguas.

Debido a esta situación la Planta Potabilizadora Santa Isabel, encargada de procesar el agua recibida de las presas, presenta modificaciones en su funcionamiento.

Hasta el momento no se han variado los ciclos de distribución, pero se trabaja con menos de la mitad del agua requerida para la entrega a la población.

En los últimos días el agua que se recibe en los hogares y entidades de la capital granmense presenta un alto grado de turbidez. Esta situación es común en tiempos de lluvia, pero ahora llama la atención por su permanencia en el tiempo. Para conocer las causas y posibles soluciones de la problemática, un equipo de CNC TV dialogó con especialistas de la Delegación Provincial de Recursos Hidráulicos de Granma.

Desentrañando causas

Jorge Luis Fajardo Yero, Director de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico Granma.

Jorge Luis Fajardo Yero, Director de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico Granma explicó que los embalses de la provincia de Granma han atravesado por un intenso periodo de sequía. “La tormenta tropical Laura favoreció con sus precipitaciones un ligero incremento de las presas. Los embalses Guisa y Corojo que conforman el principal sistema de abasto a Bayamo se encontraban muy deprimidos, tras el paso del fenómeno meteorológico lograron recuperar un volumen considerable, a partir de los escurrimientos que se generaron. Esto trajo consigo el arrastre de azolves, tanto de partículas del suelo como de materia orgánica, agravado por el hecho de que había transcurrido un largo tiempo sin lluvias significativas.

Esta circunstancia provocó que pasadas unas horas de concentrarse el escurrimiento en las presas, el agua se mezclara, predominando el alto grado de turbidez producto del arrastre de forma intensa”, dijo.

Por su parte Emilio Fajardo, jefe de la presa Corojo comentó “los escurrimientos son característicos de estas obras de montaña, esto trae consigo mucho arrastre, hay ríos muy fértiles en la zona y se recibieron poco más de 36 millones de metros cúbicos de agua en 24 horas”, acotó.

Emilio Fajardo, jefe de la presa Corojo

Emilio lleva 30 años trabajando en el embalse Corojo, según su experiencia este año ha sido atípico en cuanto al volumen del embalse. “Antes de la Tormenta Tropical Laura contábamos con 7 millones de metros cúbicos al final del evento ya la presa almacenaba 46, es decir que se recibió una cantidad considerable y en poco tiempo, por lo que hoy las aguas del embalse se encuentran con más turbidez, ya que la presa estaba en el volumen muerto o sea con muy poca cantidad de agua”, dijo.

¿Cuánto tiempo puede permanecer esta situación?

De acuerdo con los especialistas de recursos hidráulicos esta situación pudiera prolongarse por un tiempo. “Se trata de un proceso natural que lleva determinado período para revertirse, imaginemos el fondo de un tanque al cual se le agrega un poco más de agua y se revuelve en consecuencia la que existía, es lo mismo solo que la presa demora más al tener un volumen mayor pues esas partículas que flotan en la superficie van asentándose en el fondo poco a poco”, comentó Jorge Luis Fajardo, directivo que atiende la actividad de los embalses en la provincia de Granma.

Añadió que la situación se complejiza al realizarse la entrega de agua de ambos embalses a partir de la toma de fondo, o sea del agua ubicada en la parte inferior. Dado el poco volumen de almacenamiento se imposibilita la entrega a través de compuertas y se extrae de esta manera, acotó.

“Mientras no se pueda entregar agua por las compuertas y el volumen del embalse permanezca bajo, va suceder este fenómeno. El agua va a estar sucia hasta que pase el proceso de sedimentación que puede tardar alrededor de un mes”, precisó.

Los arrastres y sus consecuencias

Aparejado a esta situación y en consecuencia las aguas embalsadas en el principal sistema de abasto a Bayamo-conformado por las presas Guisa y Corojo- presentan un alto grado de turbidez.

Aguas abajo justo en la derivadora Bayamo, ubicada en el inicio del canal que abastece a la Planta Potabilizadora Santa Isabel se percibe esta problemática que impide el normal funcionamiento de la instalación.

Reynaldo Chacón, jefe de esta obra hidráulica que data de los años 90, explica que la situación pudiera complejizarse por la ocurrencia de lluvias en la cuenca suplementaria que añaden más arrastres de azolves al agua del canal Bayamo.

Reynaldo Chacón, jefe de esta obra hidráulica.

“Del canal Bayamo se toma el agua para procesar a través de la Planta Potabilizadora Santa Isabel, encargada de suministrar la mayor cantidad del agua necesaria al sistema de bombeo del acueducto de la capital granmense.

Al presentar elevados los parámetros de color y turbidez se dificulta su normal funcionamiento. Estas instalaciones están diseñadas para procesar el agua con determinado nivel de calidad establecido en la norma cubana NC-827/2012. Cuando el agua rebasa los límites máximos establecidos produce afectaciones técnicas en la planta por lo cual se paraliza su funcionamiento. Es por ello que nos encontramos trabajando solo con los pozos del campo Pompita- Malvango. De esta forma se está entregando menos de la mitad del agua al sistema de acueducto. Aunque no se han afectado hasta el momento los ciclos de distribución existen dificultades con las presiones”, precisó.

¿Cómo solucionarlo?

En tanto los embalses logren un volumen más elevado que permita la entrega del agua con mayor calidad, hecho que depende de la naturaleza, se impone que los hombres tomen cartas en el asunto. Cada vez los periodos de sequía son más prolongados por lo cual esta situación pudiera repetirse. Resulta vital entonces dotar a Bayamo de un sedimentador en la planta potabilizadora pues así se lograría el procesamiento del agua en cualquier circunstancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 17 =